Lo que hay atrás del cuadrilátero – #EstoEsLucha

Regresar a Entradas

Lo que hay atrás del cuadrilátero – #EstoEsLucha

¿Te ha dado curiosidad saber lo que hay en un vestidor? Yo te lo platico.

La magia que genera este deporte es única. En ningún otro se puede ver a un tipo enmascarado haciendo llaves, marrullerías y maravillas arriba de un ring.

Sin embargo atrás de esto hay muchas más cosas. Hay demasiadas horas de gimnasio (tanto en entrenamientos de lucha como en pesas), hay minutos u horas de transporte público y/o tráfico que se debe pasar para llegar a tal gimnasio. Regaños, azotones, palabras de apoyo, felicitaciones, más regaños. ¡Más azotones!
¿Crees que un luchador reconocido pasó del gimnasio a grandes lugares? No, creo que ninguno. Todos tienen que pasar esa difícil prueba de debutar en mercados, iglesias, explanadas. Muchas veces sin cobrar, porque es más el amor que le tiene la persona a la lucha libre que los sacrificios que pueda pasar el personaje.
Los equipos no se compran solos, hay que pagarlos y, si no lo hace quien tiene ganas de luchar, nadie más lo hará.

Ya llegaste a una arena, y ¿qué diablos hay en el vestidor? Nervios. Eso impera entre las cuatro paredes de las arenas.
Entre las sillas que hay para poder transformarte existe nervio, envidia, miedo, ganas, sed de reconocimiento, hambre de ganar, concentración, amistad, enemistad, fe.
Arriba del ring puedes ver a tu ídolo o a la persona que más odias, pero no puedes ver a un Golden Magic acomodando su capa, a una Reina Dorada rezando en silencio, a un Terry 2000 orando para que baje bien del encordado, a un Sharly Rockstar mascando chicle para combatir primero a los nervios.
Sí, son personas como cualquiera, pero en el rombo pueden ser todo y nada; su existencia depende de lo que opine la gente. Su trabajo vale y mucho.
Tanto vale que, créeme, no costó los diez minutos que tomaste para leer esto.
Si despejé tus dudas, te di más, quieres recomendarme un tema para hablar en esta columna, puedes hacerlo en twitter. Ahí hasta el final de los tiempos (o de mi celular).
@MauRebollo21

Comentarios

Comentarios

Compartir

Regresar a Entradas