Gabriel Pereyra y su relación con la lucha libre

Regresar a Entradas

Gabriel Pereyra y su relación con la lucha libre

Gabriel Ernesto Pereyra nació en Carlos Pellegrini, provincia de Santa Fe, Argentina, el 28 de febrero de 1978. En el 98 incursionó, por primera ocasión en el balompié; fue en el River Plate de su país natal.

A Pereyra se le recuerda por su paso en Atlante y Cruz Azul, donde destacó por su manera de pegarle a la de gajos y sus celebraciones. Justamente por una de ellas es que comenzó su relación con la lucha libre.

En el torneo apertura 2005, fue cuando el mediocampista de la Máquina Celeste anotó el primero, al minuto con 30 segundos, de los cinco goles que le asestaron a los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Luego de doblegar a Sergio Bernal, con un tiro raso, pegado al poste derecho de la meta universitaria, el argentino pidió la máscara de la estrella luchística del momento: Místico.

A partir de ahí, el Seminarista de los Ojos Blancos y Pereyra forjaron una sólida amistad. Gracias a ésta, el luchador le regalaba máscaras a Pereyra, las cuales utilizaba cada que hacía una anotación. En sentido contrario, el futbolista le obsequió playeras del conjunto capitalino, con las que el de Tepito se presentó en la Arena México. Sin embargo, las celebraciones terminaron cuando la Federación Mexicana de Fútbol optó por prohibir que los jugadores se pusieran máscaras, luego de una anotación, al término del propio apertura 2005.

Pasados 14 años de aquel suceso, Gaby y, ahora, Carístico, se reencontraron en la México Catedral.

Gabriel Pereyra llegará a Sonora. La directiva de los Cimarrones de Sonora confirmó que, el ex jugador de La Máquina, tomará las riendas del equipo para el nuevo proyecto, en la Liga de Expansión. El argentino firmó un contrato por dos años con la institución hermosillense.

Foto: cortesía.

Comentarios

Comentarios

Compartir

Regresar a Entradas